Georgia es una chica de 14 años a la que no todo la sale bien. La premisa es muy simple, pero esta película me pone de muy buen humor; tal vez me hubiera gustado tener amigas como las de Georgia y meterme en líos como ellas cuando tenía 14. Lo más entretenido de esta película es lo británica que resulta. El uso del slang, directamente sacado del libro en la que está basada, te hace sentir que no entiendes nada de lo que dicen, pero las actuaciones y la dirección son tan adolescentes que puedes inferir justo como se siente esta chava. Para esos antojos de películas adolescentes, ésta es una muy buena opción.

Anuncios