Joel es inocente y tiene la vida planeada; hasta que decide mandarlo todo al diablo cuando conoce una prostituta con alma de empresaria.

Hace mucho había visto esta película y tal vez no la había entendido. Esta vez me pareció realmente arriesgada para su época; con escenas casi soft porn y fantasías elaboradas.  Creo que los ochentas fueron la época de oro del cine adolescente. En negocios riesgosos, un chico bueno pierde su inocencia pero no la recupera al final a través de otra entidad cursi. Al contrario es el paso que todos damos para volvernos cínicos. La dirección y la iluminación son  muy normales pero el guión y el desarrollo de los personajes bien valen revisarla una y otra vez. Y ustedes ¿qué hicieron cuando les dejaron la casa?

Anuncios