Archive for agosto, 2011


Katy, Tommy y Ruth han sido amigos desde niños, después se reencuentran  para darse cuenta que todos han cumplido su destino.

Este film ingles, resulta melancolico y pausado. Sin emabrgo, nos adentra a la vida de una chica que deseo muchas cosas y pocas le fueron concedidas, pero que aún así, a pesar de su destino logra encontrar paz en lo que vive.  Personajes muy contenidos, discretos y furtivos, muy diferentes a lo que se ve hoy en día. La dirección es pulcra y visualmente atractiva. Pero la historia es el eje conductor que lleva al espectador por todo ese posible sufrimiento y placer que puede haber en la vida. Cualquier vida.

Anuncios

¿Qué harías si un hada madrina te ofreciera lo que más deseas? ¿Qué harías si te pidiera algo a cambio?

Jim Sturgess es Jaime un hombre con una mancha de nacimiento sobre la cara. Londres está azotado por pandillas violentas que escogen a sus víctimas al azar.  En el estilo de un cuento de hadas, este “ceniciento”  nos habla de la violencia y del deseo. Una película interesante, que no opta por las técnicas para crear terror. Al contrario nos muestra todo tal cual es. Para mí más que cenicienta me parece mucha más cercana a “La vendedora de cerillas” de Hans Christian Andersen que a “La cenicienta” de Perrault. Es difícil saber hasta dónde la historia es un producto de la imaginación y si lo es en que hechos está basada. Es una lástima que no se le diera la publicidad que merecía.

Cambios de pareja, cambios de vida y cambios de valores. Un grupo de personajes enlazados entre sí, van cayendo como fichas de dominó en el amor, el desamor y la realidad.

Para continuar con el fin de semana de Woody Allen, decidí visitar este guión maravilloso. Lo califico así porque hace lo que todos los guiones deberían. A mí por lo menos, me dejo la sensación de haber espiado un rato en la vida de otros en un punto en el que sucedían cosas fuera de lo común; rupturas, visitas a una vidente, nuevos trabajos, perdidas y un sinfín de modificaciones una después de la otra. Y al mismo tiempo no hay una conclusión, ellos seguirán viviendo y las piezas del dominó continuaran cayendo y ordenándose y reordenándose una y otra vez como la vida misma. En esta ocasión Allen es más bien un director voyerista que sorprende a sus personajes haciendo algo más que dirigirlos en escenas y diálogos super estructurados. Visítenla de nuevo es complicada pero sumamente interesante y entretenida.

Gil es un guionista desesperado por entrar en la literatura “tradicional”. Mientras que su prometida Inés es una chica desesperada por tener una vida “tradicional”. Un pequeño viaje a Paris cambió todo.

Muy bien, Woody Allen se reivindicó del cinismo y naturalismo que ha marcado su forma de valorar la condición humana.  Sus personajes son reales, neuróticos y continúan siendo atormentados por deseos que creen que no pueden obtener. Pero Midnight in Paris, tiene un toque sutilmente cursi, pero entrañablemente imaginativo. Allen viaja del pasado a los años 20 de una forma sencilla, sin tapujos y al mismo tiempo elegante y creíble. Esta es una oda a una ciudad que ha marcado el ritmo del arte y la personalidad de diferentes épocas y al mismo tiempo nos hace sentir nostalgia de algo que no vivimos todos los días pero que respetamos profundamente el arte. En mi opinión una muy buena película, sin mencionar una excelente toma de los “wáter lilies” de Monet, dirigida por Woody Allen.