Archive for julio, 2011


Para empezar, me declaro fanática de Harry Potter, de los libros y las películas. Dicho esto, creo que la segunda parte del final fue muy satisfactoria.  Me parece que es la película en la que se reivindican en relación a los primeros años y sus mediocres efectos especiales.  También podemos ver actuaciones un poco más maduras de los tres protagonistas, y grandes duelos entre Alan Rickman y Joseph Fiennes, quien puede actuar muy bien aunque desaparezcan la mitad de su cara. La película tiene sus momentos emotivos, despedidas de algunos cuantos personajes más entrañables en el libro que en las películas, y mucha acción mágica.  Una película bastante entretenida a diferencia de la primera parte, mucho más emotiva y por fin se desenredan algunos hilos de la trama. ¿Quién lo iba a pensar? Una película para “niños” que iba a crecer y madurar bajo sus propios meritos, volviéndose un producto que ha mejorado la vida de millones de personas que participaron en ella durante todos estos años. Me parece que también representan el final de un ciclo para muchas personas, ya que haciendo la cuenta tenemos diez años asistiendo al cine cada año a visitar Hogwarts, así que tal vez este final nos ayude un poco a poner nuestra vida en perspectiva y lo que hemos logrado en este tiempo. Así que nos despediremos de Harry, hasta que salga en DVD esta película.

Anuncios

Un joven de una comunidad judía, es reclutado para importar droga de Amsterdam a Nueva York.  Esta tal vez es una historia trillada acerca de la pérdida de los valores y las malas decisiones. Algo que hay que rescatar es la inocencia con la que Jesse Eisenberg  encarna a este personaje, realmente le crees que no ha tenido contacto con otro tipo de sociedad más que la suya ya que pone mucho énfasis en la dualidad entre el rechazo y la atracción que siente por nuevas cosas. También es útil para hacer una reflexión sobre el cine mismo, ya que nos invita a comparar estas historias enfocadas en personajes y sentimientos con otras películas que se basan más en la innovación visual. Yo les recomiendo esta película por la mezcla de temáticas en menos de dos horas, la disfrutarán.

Sam Raimi, el director de Spiderman, tiene un gusto excelente por las películas de horror y suspenso. Drag me to hell es un tributo muy divertido al horror de los años cuarenta, la dirección es muy simple y los efectos visuales son contados y eso es lo que la hace interesante en una época en la que cada 10 segundos debe aparecer un monstruo o un asesino. Me gusta a pesar de no ser la gran película.  Además relata una fabula acerca de querer crecer a costa de otras personas. Uno nunca sabe quién te puede maldecir si le haces daño.