Archive for junio, 2011


Interesante concepto acerca de lo que pasa después de la muerte.  Christina Ricci y Justin Long son una pareja con problemas y para terminar ella muere en un accidente de tráfico ¿Qué pasa dentro de la funeraria? Liam Neeson tratará de ayudarla a pasar al otro lado y seguir su camino.  En mi opinión un thriller muy interesante que deja abierta las puertas a dos interpretaciones de la realidad muy diferentes. Por un lado el apego a la realidad y la maldad innata y por otro, el lado sobrenatural de lo que tal vez no sea la versión más esperanzadora de lo que pasa cuando morimos.  Por mi parte, me da gusto ver a Ricci haciendo una película interesante después de tanto tiempo y Justin Long está perfeccionando su papel de novio al rescate/en apuros. Neeson siempre es estoico y calmado incluso cuando este es un personaje sobre quien recae el dualismo de la película.

 

El segundo en línea al trono de Inglaterra es tartamudo. Y va a terapia para mejorar. Fin.  La premisa es bastante simple y la dirección en mi opinión también. Pero son dos de las mejores actuaciones que he visto últimamente las que sostienen dos horas de película. La historia podría ser acerca de un trabajador y su amigo y no de un rey y su terapeuta. Rush puede hacer el papel que el desee, es extremadamente talentoso en lo que decide hacer, mientras Firth va por el mismo camino solo que ha tenido algunos baches (como todos en la vida). Sin embargo para mí siempre será Mr. Darcy orgulloso pero enamorado.  El discurso del rey es muy sencilla y creo que en esta época repleta de efectos especiales (y en ocasiones absurdos) eso es lo que más llama la atención. Una historia complicada pero verdadera con la que cualquiera que se haya acercado a un consultorio terapéutica (desde cualquier ángulo) se puede relacionar.

 

Me fascina esta película. Es verdad que tiene la fórmula del personaje que pierde la razón y no sabe distinguir la realidad del delirio (Spider, que también es buenísima ) pero Aronofsky tiene el don de seguir al personaje y de involucrarte en su locura. Debo confesar que odie hasta el cansancio a Pi (su primera película), creo que hasta escribí un informe para mi maestro de física acerca de que tan mala era. Pero ahora me reivindico y puedo decir que me gusta su estilo desenfadado, que no pretende más que seguir la acción (enmarcando cuidadosamente que acción quiere seguir y recortando cuidadosamente la realidad). En especial disfruto de cuando sigue a los personajes que caminan, espiando detrás de su hombro.  Creo que la narrativa es interesante, sobre todo cuando vas descubriendo en algunas escenas, algo de la iluminación, del encuadre que se asemeja a una película de terror. Eso debe ser la vida de alguien que pierde la razón, una constante duda de si lo que vio estaba ahí de verdad o no.

 

Jack Sparrow tiene una “nueva” aventura buscando la fuente de la juventud. Extrañamente parecida a la primera entrega de esta saga, creo que el director y los escritores debieron haberse sumergido un poco más en aguas menos conocidas. Es decir, tienen dos grandes actores que sostienen toda la película, Deep y Rush. Es obvio que debe ser una película de acción a la que no le vas a pedir muchas explicaciones (¿Cómo es que el clérigo bajo del lugar donde estaba la fuente de la juventud?) y decidieron jugarla muy seguro.  No me malinterpreten, es graciosa y es entretenida además deja espacio para una quinta dentro de la historia, pero pudo haber sido mucho más. Mi recomendación es que dejen de depender del capitán Jack Sparrow y se pongan las pilas antes de ir lentamente arruinando esta franquicia como le ha pasado a muchas otras