Cuando vi esta película, no pude contenerme y la compré. Es un thriller político, con vueltas de tuerca y un final inesperado ¿Qué la hace especial?

Roman Polansky. La línea del título no es la que más me gusta, pero creo que define tanto la película como a su director. El escritor fantasma es sobria, es lenta, le da vueltas a tu cabeza y ni siquiera te das cuenta.  En la línea de cualquier thriller este es muy bueno porque se acerca a una realidad muy palpable, lo que hay detrás de la popularidad y la promesa de la esperanza. Polansky logra crear un mundo que podría ser cierto pero que es ligeramente diferente, al estilo del realismo mágico y lo logra con planos muy encuadrados, casi no hay música y gracias a Dios nadie siente la necesidad de explicarte qué está pasando.  Los personajes tienen motivaciones diferentes como la lealtad, la integridad, el status quo. El final es impactante, nunca había sido tan interesante la forma en que una nota pasa de mano en mano. Esta  película seguro es la favorita de cualquiera a quien le interesen las teorías de conspiración.


Anuncios